En El Confesionario




El cura Don Cacahuate en el confesionario:
– Padre, he pecado.
– Bueno hija, dime.
– El otro día, me encontré con un amigo, tomamos un café en su casa e hicimos el amor. Y como yo soy tan frugil…
– Frágil, hija, se dice frágil – dice el cura Don Cacahuate.
– Bueno, al día siguiente me pasó lo mismo con otro amigo, y como yo soy tan frugil…
– Frágil, hija, frágil – dice el cura Don Cacahuate.
– Y ayer estaba con mi novio, y fuimos a su casa y como yo soy tan… ¿cómo era esa palabra, padre?.
– Puta, hija, puta.